Nuestra Radio:

(TODOS LOS DÍAS DE 17:00 A 2:00 DE LA MAÑANA)

Te recomendamos que visites:

Hacé "clic" en el logo para entrar

Estadísticas de visitas

viernes, 12 de septiembre de 2008

EL TROVADOR QUE NO FUE..........


Jorge Avila en su puesto de trabajo en la Estacion Terminal de Omnibus de Rosario


Tratando de investigar la historia previa a 1960, en que se formó el grupo vocal que todos conocimos, fuí juntando datos como para "armar" los primeros cuatro años de Los Trovadores del Norte. Decididamente la etapa mas dificultosa que tuve que afrontar.

De todos los integrantes que alguna vez tomaron parte de las distintas formaciones de ese período, excluyendo obviamente a Francisco Romero y Carlos Pino, únicos actores de ambas etapas que aún viven, sólo pude entrevistar a Jorge Avila.
Es importante aclarar que después que el libro estaba terminado, encontré a otra persona, pero esta ya de la etapa de grupo vocal, me refiero a la única mujer que formó parte de Los Trovas, Yolanda Pedernera, pero eso será motivo de otro relato en el futuro de este blog.

En realidad pude acceder a los datos de Avila, porque a quien intentaba entrevistar, era a Jaime Torres, para que me contara su breve paso por Los Trovadores del Norte, pero Don Jaime estaba con mucho trabajo y varias giras, y a pesar de mi insistencia, solo logré que su señora muy amablemente me facilitara el teléfono y la dirección de Jorge en Rosario.
Después supe que ambos matrimonios son muy amigos, al punto que cada vez que Jaime va a Rosario, para en la casa de Jorge Avila o al menos lo visita si la circunstancia asi lo impone.

Me puse en contacto telefónico con Avila y quedamos en encontrarnos una mañana en su lugar de trabajo, un puesto de diarios y revistas en la Estacion Terminal de Omnibus, donde es empleado.
Jorge me contó que en esos años (1957 y 1958) el trabajo artístico era muchisimo y que no solamente tocaba con Los Trovadores, sino que también tenía su propio conjunto llamado "Los Jujeños" y además lo llamaban de otros conjuntos para que los acompañara con su quena en distintas presentaciones.

Jorge es un virtuoso intérprete de instrumentos de viento autòctonos y por aquellos tiempos, él junto a Jaime con su charango, se destacaban del resto. Prueba de ello es el único registro instrumental que quedó grabado de esa formación en 1958, la cueca de Aroldo Pintos "Mis llamitas" donde se puede comprobar lo que afirmo.

Avancemos un año y situémonos a principios de 1959. La formación de Los Trovadores del Norte era un sexteto, formado por Bernardo Rubín, Francisco Romero, Carlos Pino, Enrique Garea, Jorge Avila y Villi Trebino.
Llega a través del Partido Comunista una invitación para asistir al 7º Encuentro Mundial de Juventudes por la Paz, que ese año se llevaría a cabo en Viena - Austria. Este encuentro que se reiteraba todos los años, convocaba a todos los tipos de expresiones artísticas, plástica, actuación, escritores, y también a la música.

El padre de Rubín que militaba en el Partido Comunista en Rosario y tenía un cargo en su dirección, avisa a los integrantes del grupo donde cantaba su hijo de la invitación y los anota para la selección.
Había postulado además otro conjunto para la selección previa, Los Paranaseros, de la ciudad de Santa Fe, integrado por Jorge Molina, Norberto Van der Berghe, Hugo Maggi y el "negro" Hormaeche. Los dos primeros aun viven en Santa Fe, Hugo Maggi falleció hace varios años, y el negro Hormaeche estaba detenido por la dictadura en la cárcel de Coronda, y por comentarios de allegados, falleció al no resistir una sesión de tortura, a las que era sometido regularmente.
Es interesante aclarar que Norberto Van der Berghe, cuando dejó Los Paranaseros y comenzó su carrera de solista, adoptó el nombre artístico de Claudio Monterrío.
La selección aludida no fue tenida en cuenta y finalmente viajaron a Austria ambos conjuntos.
Esto hizo que los pasajes autorizados para Los Trovadores fueran solamente cinco, y este dato es importante para el final de este relato.

De los seis integrantes mencionados, Villi Trebino que interpretaba el bandoneón, no fue autorizado a viajar por sus padres, entonces tenía solo 18 años. Quedaban cinco personas que serían las que finalmente viajarían, pero Enrique Garea, único integrante del grupo con estudios musicales, que por tal razón fue designado director y arreglador del conjunto, planteó la necesidad de incorporar una primera voz, e incorporan a Yolanda Pedernera.
Esta incorporación dejaría fuera a uno de los varones, y ese fue Jorge Avila.

Estuvimos viendo fotos de aquella época, entre las que se enorgullecía de una donde se veía a Los Trovadores junto a los músicos brasileños del grupo Yacaré-Paguá muy exitosos en la última mitad de la década del 50.
No obstante me despedí con la seguridad que aún hoy a casi 40 años, tiene la tristeza de haber quedado fuera, y la desilución que nadie le avisó de su separación, sino que tuvo que enterarse a hecho consumado. Por eso el título que le puse a este relato, el trovador que no fue.......

Raul Cazurro

3 comentarios:

Pancho Flotta dijo...

Espectacular tu aporte Raúl. Como siempre lo tuyo supone agradables sorpresas y interesantes notas de un verdadero Trovainvestigador. Gracias por tu aporte esperando que sean muchos más. Un fuerte abrazo Trova. Pancho

Eduardo Torreiro dijo...

Sigo asombrado, la cantidad de datos insólitos, que aportás. Este es otro de los que no sabía. Espero que sigamos pensando lo mismo: ¿ la canción más sentida?, sin duda: LA TREGUA.
Un abrazo, Eduardo Torreiro.

María Elisa dijo...

Raúl:
Muy interesante y hasta conmovedora esta reseña... como siempre, seguís sorprendiéndonos.
Me parece muy bueno rescatar del olvido a aquellos que alguna vez formaron parte de LOS TROVAS.
Un abrazo
María Elisa